WEDDING PLANNER: una profesión en alza


Wedding-planner-01

Artículo de Ainhoa Portero para la revista  FlyMagazine

El “wedding planner” es un profe­sional de actualidad, que ya no solo conocemos por las películas y su relevancia en países como Estados Unidos, el Reino Unido o la India, sino por el aumento de su importan­cia en España en la organización de bodas. Poco a poco, se ha convertido en una figura indispensable en es­tos eventos, como si fuera el director de una película, ya que su labor es unir los elementos necesarios para que los sueños, gustos, ilusiones y directrices de los que se casan y su entorno se hagan realidad, con una fluidez natural, sin que parezca que  alguien lo ha organizado todo al de­talle. Ahí reside el éxito de un buen “wedding planner”.

Los “wedding planner” son perso­nas altamente cualificadas y es­pecializadas en la organización de bodas. La celebración del casa­miento es un mundo por descubrir que ha evolucionado en los últimos tiempos. Ahora, las bodas son me­nos protocolarias, y más sentidas, románticas y familiares. Incluso son divertidas, y en muchos casos son auténticos espectáculos.

Un auténtico “wedding planner” mantiene a sus clientes (novios y familiares) en un estado de ánimo tranquilo y en una actitud de plena confianza, por lo que la empatía y la vocación de servicio serán sus prin­cipales recursos. Se trata de conocer “al dedillo” las preferencias de los no­vios para ofrecerles los proveedores adecuados y optimizar al máximo el presupuesto disponible, por lo que la profesionalidad y experiencia del “wedding planner” son fundamenta­les, para obtener la máxima calidad al mejor precio y encontrar recursos, lugares y curiosidades que sin su participación serían inalcanzables.

Es un profesional altamente cualificado y especializado en organización de bodas

Claves para entender el trabajo del “wedding planner”

Su presencia en la organización de la boda debe pasar desapercibida para los asistentes. El evento debe desarrollarse de forma natural, sin dar la sensación de que todo sigue un guión preestablecido.

Siempre debe mantener una actitud positiva y sosegada, para transmitir a los clientes esa tranquilidad que a veces pierden al enfrentarse a un acto de la magnitud de una boda. En este sentido, la empatía y la vocación de servicio son fundamentales.

Una boda organizada con un “wedding planner” debe optimizar mejor los recursos disponibles que una que no cuenta con su figura.

Muchas de las posibilidades de ser contratado como “wedding planner” pasan por la primera reunión con el cliente. Si se genera una esfera de confianza, las opciones aumentan considerablemente.

El secreto está en escuchar, para conocer cuáles son las ideas, sentimientos y deseos de los novios y familiares.

El primer contacto del “wedding planner” con el cliente es muy importante, ya que lo que hará que lo seleccione será la sensación que recibe en la primera comu­nicación. Si le inspira confianza, automáticamente estará contra­tado. Una de las claves está en “menos hablar y más escuchar”. El “wedding planner” debe saber que en escuchar está el secreto: dejar hablar, ser consciente de que su trabajo es solucionar, presentar propuestas, crear un sueño… En este punto, la vocación de servicio y el entusiasmo por ejercer esta la­bor son imprescindibles.

La clave de su trabajo está en saber escuchar, además de tener empatía, vocación de servicio y entusiasmo

En línea con lo anterior, en la pri­mera reunión de un “wedding planner” con sus futuros clientes hay dos preguntas que deben rea­lizarse sí o sí: ¿en qué punto están de su boda? y ¿qué es lo que espe­ran? Los clientes deben notar que se les está prestando el máximo de atención, no solo como requisi­to básico para ofrecerles el mejor servicio, sino para determinar qué quieren, si son un mar de dudas o no… Una vez se tenga toda esa in­formación es la hora de ponerse a trabajar para conseguir esa boda de película, teniendo en cuenta que es un entorno donde los clien­tes están en el momento de mayor ilusión de sus vidas, lo que resulta muy gratificante para el “wedding planner”, sobre todo cuando ve que ese sueño se ha hecho realidad en forma de un evento de éxito.

Si quieres una boda de película ¡Cásate con Francachela!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *